home file-text envelop calendar bubbles user search cog rocket fire heart circle-right circle-left google-plus facebook whatsapp twitter rss youtube

Reseñas Anime: Coppelion

Coppelion

Buenas a todos. He aquí un servidor que ha decidido pimplarse series de anime (y películas, que también) como el que se come tostadas con Nocilla (o Nutella, como los profanos) para empezar las mañanas con energía. Vengo a sumergirme en un mundo que apenas conozco, salvo por las series que emitían en las cadenas de televisión. Ay, esos recuerdos de tardes viendo la Reena y el Gaudi, tomándome el cola cao o la cata de aceite con azúcar de rigor, para luego ponerme a hacer los deberes. Bueno, la nostalgia me abruma y me voy por los cerros de Úbeda. Let’s go, que dicen los anglosajones.

Paso a comentaros un anime que he visto recientemente: Coppelion, una serie que es la adaptación del manga de Tomonori Inoue. Veréis alerones feos, cutres y amenazadores que deberían ser lo suficientemente hostiles para que entendáis que sufriréis lo indecible si osáis leer el artículo sin haber visualizado la serie. Dicho esto, comencemos.

Sinopsis

Un holocausto nuclear arrasó Tokio en 2016. El gobierno dio la orden de evacuar a la población y prohibió la entrada en la ciudad. Veinte años más tarde, se recibe una señal de radio proveniente de algún lugar de la ciudad abandonada. En respuesta, las fuerzas de defensa del gobierno envían a tres chicas de la Coppelion, una unidad especial militar que tiene la misión de encontrar a los supervivientes. ¿Lograrán cumplir su objetivo en un ambiente infestado de radiación?

Efectiviwonder, una historia postapocalíptica donde la humanidad, como buena sadomasoquista que es, se fustiga a sí misma y acaba cargándose una ciudad.

Lo bueno de Coppelion.

La mayoría de comentarios sobre la adaptación eran del tipo ‘¡huye insensato!’, pero hice caso omiso. Y aquí estoy, ya veis.

Desgraciadamente, Coppelion es una mezcla de momentos buenos y pésimos. No hay grises, ni términos medios. Comenzaré señalando los mejores puntos que tiene la serie. Seguramente, me dejé algunos en el tintero, así que no me fustiguéis por ello.

Y el primero de todos ellos es la ciencia. No incluir este ingrediente en una serie de esta temática es como comerse una tortilla sin cebolla. Durante los primeros capítulos descubrimos que las tres chicas son producto de un proyecto científico ambicioso. El resultado, tres jóvenes modificadas genéticamente, lo cual me recordó fuertemente a las manzanas transgénicas, que por mucho que pase el tiempo no se ponen pochas ni le aparecen manchas.

Si por algún motivo no te convencen los primeros minutos del primer capítulo, te pido que hagas un esfuerzo y que lo termines de ver. El asunto acaba con una de los personajes separándose del grupo para abarcar más terreno. Posteriormente, un señor con traje de radiación hace su aparición. Es aquí donde comienza a relatarse aspectos interesantes de la trama.

El desarrollo de la temática científica es bueno. Aparte de que ya sabemos que son manzanas transgénicas (y por ende sienten envidia de las chicas de su edad por no tener ombligo, o eso creo yo), descubrimos que no tienen padres (era de esperarse) y que las entrenaron desde pequeñas para asignarles esta misión, que sería suicida para el que no lleve el traje de luces para salir al ruedo. Además, nos muestra el origen del nombre Coppelion, un detalle acertado y original.

El trío manzanil debe de tener alguna habilidad especial, aparte de resistir grandes niveles de radiación sin despeinarse, ¿no? Así es, nuestras lindas manzanas posen súper poderes. Súper Ibara (de ahora en adelante la llamaré así. Descubriréis el motivo), es muy ágil y tiene habilidades de combate superiores a las de cualquiera (hecho científicamente probado en el asalto de un B-2-Spirit. No sólo eso, también tiene súper fuerza (el momento en que coge un poste eléctrico como si fuera un bate para darle un masaje corporal a Shion Ozura no tiene precio). Taeko Nomura posee la facultad de la visión aumentada, es decir, que es capaz de ver a largas distancias cual elfo del bosque, y usa las gafas para no sobrecargarse, ya que me figuro que ver a resoluciones superiores a las 4k fatigaría a cualquiera. De todas formas, es un detalle chulo. ¡Pero eso no es todo! Namura sabe de enfermería, primeros auxilios (¡hasta asiste a un parto complicado!), y cirugía, lo que le permitirá salvar a Súper Ibara en un enfrentamiento contra la Primera División.

Y en cuanto a Aoi…  pues llora y se queja, pero debo admitir que tiene momentos interesantes. En un enfrentamiento contra Shion Ozu demuestra que es capaz de levitar… y de generar un escudo de plasma cual Protoss se tratase. Honestamente, la aparición de ese poder fue demasiado forzado y la pérdida de consciencia me recordó fuertemente a Gohan de pequeño.

Otra parte interesante de la serie es la del científico (o ingeniero, o las dos cosas a la vez) que diseñó la central nuclear (que, por cierto, el edificio en cuestión se llama Odaiba), quien muestra arrepentimiento y se culpa a sí mismo de la bomba de relojería que había diseñado. En este punto, Súper Ibara viene al rescate diciendo que él no tiene la culpa y que la ciencia tampoco la tiene. Además, hay momentos tipo ‘¡Maldita ciencia, obra del diablo! Pero tampoco deberíamos exagerar tanto, que gracias a ella tenemos Internet y gatos haciendo cosas monas en YouTube’. Un aspecto acertado.

Creo que a mitad de la serie (o un poquito más) nos revelan que Coppelion dispone de chicos de 16 a 18 años que colaboran en otras secciones de la división. La parte de la donación de sangre es relevante y el nuevo chico que aparece, Haruto, muestra asco y desprecio hacia sus creadores: los humanos. Aunque son pinceladas proporcionan el fondo suficiente para salvar la serie del abismo, pero a título personal me hubiera gustado que hubieran ahondado debidamente en ello.

También veremos el planetario (no ‘el planeta’ como vi traducido), un lugar donde resisten algunas personas alejadas de la radiación. Me gustó mucho esa parte.

Aproximadamente a la mitad de la serie hacen su aparición dos villanas que le darán vidilla a la serie. El gobierno deja de ser el malo por unos instantes y se introducen a las encantadoras y psicópatas hermanas Ozu, que también poseen súper poderes.

Shion, de pelo negro, posee súper fuerza y unas ganas terribles de condenar a toda la humanidad y sustituir a los enclenques humanos por coppelions. Kanon, la de pelo castaño claro, tiene ADN de anguilas eléctricas y es capaz de lanzar rayos como si se tratara de una tormenta eléctrica. Y cada vez que son derrotadas vuelven a la carga con más fuerza que antes, hecho científicamente probado (de nuevo) en el enfrentamiento final con los restos de una araña gigante metálica.

Que, por cierto, el combate contra la araña gigante metálica es otro momento guay, comandada por el capi de la capa blanca, el comandante Kunikida. Una de las armas más terroríficas que tiene equipada esta mole de acero es un lanzallamas. Creo que palidece en comparación con otros , pero, again, es un momentazo.

Por otro lado, encontré una serie de comentarios que leí a posteriori de acabar cierto capítulo, los cuales expresaban profundo malestar por la muerte de Haruto. Eso es una buena señal, el indicativo de que se sigue la ‘ley de vida’ en la narrativa. Así como en la vida real, la gente muere. Me gustó como murió, por cierto.

Creo que la muerte que más pena puede dar es la de Gennai, que acaba renunciando al chute de éter para que se salvara su compañero. Un gesto de humanidad que era de obligado cumplimiento.

Para finalizar, os hablaré dela animación. En líneas generales está bien ejecutada, pero quien se lleva la mejor parte es la paleta de colores empleada y combinada con el estilo de los trazos, una unión magnífica. Podría haber dicho que ayuda a conseguir un ambiente más decadente y devastador… pero sería quedarme corto, me resultó preciosa, una verdadera delicia visual. Convierte un paisaje de tierras devastadas en algo completamente bonito. También me gustó que resaltaran las líneas negras de los personajes (véase a manzanita Namura en la primera captura de arriba). Es un efecto que me gusta y le da un toque especial.

Lo malo de Coppelion.

En todo momento puse todo mi empeño en meterme en situación, de disfrutar de la serie, pero los errores que señalo a continuación me lo impidieron. Algunas veces tuve que reírme y tomármelo a buen humor.

En mi caso, no pude tomarme la serie en serio por esto: Ibara Naruse, Taeko Nomura y Aoi Fukasaki, los tres personajes principales, buscan a supervivientes… después de veinte años tras la tragedia. La Primera División se encargaba de gestionar la evacuación, pero por líos con el gobierno (básicamente, se sintieron traicionados) quieren vengarse… convirtiendo lo que queda intacto de la capital en un vertedero nuclear. El ojo por ojo, pero a lo bestia. O bien fue una pifiada argumental (muy probable), o bien la radiación afectó gravemente a las neuronas de los gobernantes y les impidió razonar que había que rescatar a los supervivientes (poco probable). Se puede argumentar que Tokio es grandísimo y que alguno permanecería en la zona, pero entonces, ¿qué ocurre con las telecomunicaciones? Recordemos que siguen funcionando tras el desastre. ¿Por qué los supervivientes se quedaron allí con toda la tecnología que desarrollan posteriormente? Anyway, barajen posibilidades.

El siguiente defecto es que la serie se creó cuando el manga seguía publicándose (y todavía sigue abierta. Creo que ya son veinte volúmenes en estos instantes). Siempre defenderé que las adaptaciones deben realizarse cuando la serie está cerrada, o si aún no ha acabado, que se sepa que será cerrada bien y pronto.

Un defecto más que percibí yace en el primer capítulo. Insisto en la idea de que el primer capítulo es fundamental para convencer al espectador de que vea el segundo. Los lectores del manga ya saben de qué trata todo y, en consecuencia, saben qué esperar del anime y qué no, pero para el caso de herejes sin corazón que empiezan el anime sin leer antes el manga (como es mi caso), hay que darles un motivo o motivos para que se interesen. En resumidas cuentas, el primer capítulo empieza flojo, sin fuerzas. No obstante, decidí no dejarla abandonada y proseguí, haciendo caso omiso de las malas críticas que había leído previamente. ‘Hombre, es del género postapocalíptico. Habrá una trama interesante, con personajes carismáticos, montones de detalles, una banda sonora de lujo, mucha decadencia, broza, mierdecilla, ruinas, maldiciones a la ciencia y a esos horribles científicos que, sin ellos, no vivirías más de treinta años… y esas cosas’, pensé, así que me dejé llevar en cada capítulo. Mi balance final del primer capítulo: no sirve ni de introducción, de hecho es una amalgama deforme de datos. Creo que el momentazo cutre fue ver al personaje principal, Súper Ibara Naruse, andando como si estrenara piernas. No entiendo el objetivo de que andase así.

Un poco más adelante introducirán a un lobo que acabó adaptándose a la radiación… y que con un chasquido de dedos fue amaestrado por el súper poder de Nomura (¿fue ella o Aoi? Ains, esta memoria mía, que me falla). Pues bien, despediros del lobo, no porque lo vayan a matar, sino porque no aparecerá más a mediados de la serie. ¿El motivo? No lo sé. Considero que es un elemento indispensable que proporciona ventaja a las tres monísimas manzanas transgénicas. Igual fue por ese motivo que los guionistas apartaron al pobre lobo. De todas maneras, está mal hecho.

Otro defecto es el bofetón guionístico gratuito que le dieron a la familia que las chicas encontrarán más adelante. Es una pena, porque esta parte creo que es esencial para ponerse en situación, sumergirse en el ambiente de Coppelion y sentir algo de empatía por la gente que aún sigue allí. La única que da algo de penilla es la niña pequeña, que se queda sin padres y de la que no volveremos a saber nada de ella.

Y aquí llego con la parte que más me molestó (y que probablemente generó maldiciones de gente por doquier): el lloriqueo forzado de los personajes, un intento fallido de hacer llorar al espectador, o al menos de que tuviera el corazón en un puño. En mi caso, ni lloré, ni nada de nada. Es más, este aspecto baja el caché a Súper Ibara, que se supone que es la lideresa del grupo y la personaje supuestamente aspirante a heroína de heroínas, o sea sé, la personaje carismática que se enfrenta a cualquier desafío y deja en pañales a cualquiera que ose hacerle frente… aunque en el proceso se lleve varias galletas, algo normal.

Siguiendo con la lista de pifias mentales, señalo el método de desplazamiento del trío manzanil: a pie. Again, o bien cagada del guión o bien las fuerzas militares son tacañas, o bien poco previsoras. La verdad es que van a sacar buenos muslos después de patearse una ciudad tan insignificante como Tokio. Hay momentos en los que se montan en vehículos, pero la tónica general es verlas andar por las ruinas de la ciudad fantasma.

Si mencioné como buen punto el momento del ingeniero que diseñó la central nuclear, en realidad no se salva del todo, porque una vez más se queda sin progresión y no profundizan, y eso que podrían haberse servido del ecologismo y ahondar más en los peligros de la energía nuclear, y ya de paso mostrar los beneficios como contrapartida. Una pena.

Y sabes que el mundo se te cae encima cuando ves que las tres chicas se toman la misión como una especie de excursión escolar. Vale, han salido recientemente de un academia militar (que no tiene apariencia de academia militar, por cierto), pero rescatar supervivientes de una zona contaminada por radiación no se parece en nada a hacer una excursión a la catedral de Compostela, for example.

Eso no es todo, las Coppelion se enfrentan a fuerzas armadas sin armaduras de kevlar o al menos un traje militar especial. Se puede argumentar que poseen una regeneración excepcional, pero las balas no sólo impactan en el torso. De todas formas, Súper Ibara usa algo parecido a un traje, pero sólo es estética y porque necesita un vestuario algo más variado.

Por otro lado, Kanon, la anguila eléctrica, se supone que no puede entrar en el agua… pero tiene ADN de un animal que no se electrocuta bajo el agua, así que la escena del puente se me antoja ridícula (vale, lo admito. La parte de la persecución con los barcos pato fue hilarante).

Y el final del anime es malo y deja bastante que desear por no ser realista. Durante los últimos capítulos, Súper Ibara trata de hacer entrar en razón a las hermanas Ozu, unas psicópatas en toda regla que odian a la humanidad y planean exterminarla (tened presente el principio básico de la enajenación mental: si los científicos que te crearon son unos desalmados, el resto de la humanidad por extensión también lo es. Son la causa de tu desgracia, así que debes barrerlos de la faz de la Tierra). Hacer entrar en razón a un psicópata es como mezclar el agua con el aceite. De todas maneras, Súper Ibara no flaquea ante la adversidad y logra persuadirlas de sus ideas genocidas (creo que ahora entendéis el porqué del apodo). Este momento no es aislado, porque pasa algo parecido con Kunikida y Haruto, instantes antes de morir ambos.

Y ahora, acabaré hablando de la banda sonora original. Debería ser un pilar base y, desgraciadamente, no lo es. La canción de introducción y final de los capítulos es una cursilada en toda regla. Y en general las canciones de ambiente no logran su objetivo. Es recordar los trabajos de Mark Morgan y no tiene punto de comparación. Son inmersivas y mantienen en tensión. Lo sé, las comparaciones suelen ser injustas, pero una buena banda sonora debe ambientar el escenario propuesto, y este no es el caso de Coppelion.

Conclusión.

Por lo que he visto, hay varios personajes que no se incluyeron en la adaptación y es una pena. Quiero pensar que el manga está mejor que el anime.

Espero que os haya gustado mi primer análisis en profundidad. También espero que se os haya dibujado una sonrisa y que la lectura se os haya hecho amena (No me lancéis piedras todavía, que seguiré mejorando, guys).

Nota personal: 5/10

Datos del anime.

Nombre: Coppelion (adaptación del manga de nombre homónimo).

Fecha de emisión: del 2 de octubre de 2013 al 25 de diciembre de 2013

Episodios: 13

Estado: finalizada.

Equipo:

  • Suzuki, Shingo: director, diseño de personajes.
  • Kanazawa Hiromichi: director.
  • Takahashi Hideo: director de sonido.
  • Angela : tema principal de la serie.

Bibliografía: My Anime List | Imágenes: © GoHands.

Publicación por Pepitilla

El primer órgano sensual femenino que hace análisis y reseñas.

1 artículos

Sigue al pediente de nuevo material en

Suscríbete y te avisaremos cuando tengamos nuevos artículos interesantes para ti

  • Exdarken

    Personalmente me parecio muy aburrido, es mas pareciera que nunca la historia avanzaba, episodio tras episodio se la pasaban haciendo tonterias las 3 protagonistas solo los ultimos 2 o 3 capitulos fueron interesantes y solo un poco, pero el concepto de la histora es bueno, lastima el desarollo

  • Víctor

    Coincido contigo en muchos puntos, pero permiteme corregirte, las hemanas Ozu no son psicópatas, ya que el rasgo mas caracteristico de un psicopata es la ausencia de empàtia, solo buscan satisfacer sus deseos, de hecho, se especula que carecen de sentimientos, de mostrarlos son una simulació. Las acciones de las hermanas Ozu estaban condicionadas por el pasado y los tratos recibidos por los científicos, y por lo tanto estaban dolidas, eso es lo que les incita a tener esa conducta. Por no decir que el patrón de sus acciones es desordenado y poco meticuloso, algo de lo que gala un sociopata y no un psicópata.

    Escribo por medio del móvil, perdona si no me expresó bien.

    • Pepitilla

      Buenas Víctor.

      Acabo de leer las diferencias entre ambos y sí, es cierto. Lo corrijo.

      ¡Gracias!

  • Linkboy

    Muy buena Reseña, creo que yo le daría una puntuación un poco mas alta pero solo es algo personal. En la mayoría coincido contigo. además que me hiciste reír, sobretodo recordando lo de los barcos pato…

  • Fmacero Ramirez

    vale que busque la reseña antwes de verlo me ahorre tiempo de y vida en ver el anime