Reseñas Videojuegos: Cuphead

Cuphead 4

Dentro del mundo de los videojuegos resulta raro encontrar sorpresas debido a la amplia cobertura que se les da a los juegos que fungen como exclusivas de una consola. La expectativa que estos juegos generan conlleva ciertas consecuencias, la primera y la principal es la idealización de estándares muy altos que muchas veces no se cumplen debido al enamoramiento de los fanáticos, que no ven más allá de la realidad e imaginan una utopía que no existe y de lo que se dan cuenta al momento de tener el juego en sus propias manos.

FICHA TÉCNICA

*Plataforma utilizada para llevar a cabo la reseña

Es sorprendente y a la  vez bastante agradable encontrar casos en los que los que un juego cumple con lo que promete. Dado el caso de Cuphead, juego desarrollado por MDHR, un estudio pequeño con poca experiencia que vio épocas muy difíciles que resultan ser bastante comunes cuando pequeños desarrolladores deciden incursionar en la industria de los videojuegos, que va volviéndose  más agresiva y hostil conforme pasa el tiempo.

SIn lugar a dudas, todo el cariño y sacrificio que un par de hermanos invirtieron en un sueño ha valido la pena

Después de varios años en el limbo, con su desarrollo iniciado en el año 2010, su primer anuncio en el año 2015, y su estreno en el año 2017, al fin podemos tener en nuestras manos esta fina pieza de software. Cuphead nos relata la historia de dos hermanos: Cuphead y Mugman. Ambos hermanos vivían tranquilamente hasta que por azares del destino se vieron involucrados en una apuesta con el mismísimo diablo, apuesta que perdieron y que los llevó a convertirse en fieles súbditos de éste perturbador personaje, que está bien implementado y justificado dentro del juego, ya que representa todos los vicios y prejuicios de la época en la que se inspiró el apartado gráfico del juego.

El sistema de juego nos presenta una fórmula clásica de “Run & Gun” con bastante similitud a títulos como Contra y Metal Slug, agregando elementos únicos sin interferir con la acción de un buen juego de plataformas donde la concentración y el cálculo rápido de los movimientos nos llevarán al éxito.

Uno de estos elementos es el “parry” que te permite obtener energía para tu arma si se lleva a cabo un contraataque bien coordinado contra ciertos elementos en pantalla. Dicha energía aumenta el poder, la velocidad y el efecto de tu arma principal, que es disparada desde los dedos de nuestros protagonistas.

Podremos elegir entre diversos tipos de disparos antes de comenzar un nivel, cada uno con sus ventajas y desventajas frente a ciertos enemigos o situaciones. Para poder conseguir estos tipos de disparos y otros modificadores que nos dotarán de ciertas ventajas tenemos que encontrar monedas dentro de los niveles más enfocados a las plataformas, ya que existen dos tipos de escenarios: esos donde nos enfocamos en avanzar a la meta del nivel, y los que resultan en el reto más atractivo dentro del juego, los escenarios de jefes. En estos últimos nos enfrentamos a un único enemigo acompañado de algunos esbirros que va modificando sus patrones de ataque y su apariencia conforme avanzamos y según nuestro desempeño, ya que el juego cuenta con un muy buen sistema de aprendizaje adaptativo y una inteligencia artificial que evalúa tu manera de jugar, siendo así que si tu desempeño es regular los patrones serán más amables y te darán más espacio y tiempo para pensar, al contrario, si tu desempeño resulta sobresaliente, los jefes usarán sus patrones más intrincados y a sus aliados más molestos para hacerte la experiencia algo más difícil pero al mismo tiempo más gratificante. Todo esto independientemente de la dificultad que se elija al iniciar el nivel.

Pocos son los juegos que demandan tu total atención y concentración, sin embargo estamos felices de dedicarle eso y más a una experiencia tan gratificante como lo es Cuphead

Cuphead cuenta con dos niveles de dificultad, uno “fácil” para aquellos que quizás se dejaron llevar por la apariencia infantil de juego y no esperan una experiencia tan retadora de un juego que llama la atención por su apartado gráfico, y uno “regular” para los que buscan el mayor reto posible. Cada cual debe optar por el nivel de dificultad adecuado para su nivel de habilidad, ya que el juego puede resultar frustrante en algunas ocasiones. Es un juego difícil, sin duda alguna, pero no es algo imposible de superar. Cuphead es una experiencia divertida para cualquier tipo de público.

Un punto importante  a resaltar es el apartado gráfico, inspirado en los dibujos animados más populares de la tercera década del siglo pasado. Las bellas animaciones de Cuphead son totalmente artesanales, habiendo hecho cada cuadro de animación a mano y posteriormente ilustrado  por medios digitales. No existe ningún otro juego que se vea así, ya que ninguna otro juego de este calibre se desarrolló con ésta técnica. No sólo el estilo, sino también la paleta de colores,  y el diseño de los personajes resultan en un deleite para la vista que nos da una experiencia llena de carisma.

Cada cuadro de animación fue dibujado a mano. No hay mejor manera de emular una animación antigua. 

La música del juego no se queda atrás, siendo compuesta en su  mayoría por piezas de jazz enérgicas que acompañan perfectamente el ritmo del juego. El apartado auditivo resulta brillante y no temo decir que es de lo mejor que se ha escuchado en recientes años. Muchas melodías pegajosas que no resultan repetitivas al oído convierten un juego que puede parecer infantil en un juego que solo aquellos con un oído maduro podrás disfrutar al máximo, pero sin alienar a aquellos que encuentre en ésta aventura un buen comienzo para sumergirse en éste género musical.

No todo podía ser perfecto, ya que muchos elementos dentro del juego resultan extraños o desconocidos para algunas personas. El sistema que evalúa tu desempeño al terminar los niveles es extraño, ya que en algunas misiones te solicita realizar acciones que no se pueden llevar a cabo en dicho nivel. Es un apartado que quizás no le interese a muchos, pero siendo un juego retador se agradecería que los objetivos y las calificaciones fueran correctos. Algo que cabe resaltar es la duración del juego, ya que terminar todos los niveles sin obtener la mayor calificación dentro de ellos nos tomará aproximadamente ocho horas. Un tiempo muy corto que puede ser ampliado buscando todas las monedas dentro de los niveles, o repitiendo batallas contra jefes para obtener una mejor nota al terminar el nivel.

Para concluir, diré que estamos frente a un gran juego que venció el gran prejuicio que existía en torno a él, ya que muchos temíamos estar frente a una experiencia que se veía bien pero que no resultaba divertida o que sus mecánicas y temáticas no estaban a la altura de sus gráficos. No pudimos haber estado más equivocados. Cuphead se ve, se escucha, y más importante, se juega, de manera muy fluida, divertida, carismática, y llena de referencias a caricaturas de compañías emblemáticas y a juegos clásicos que han inspirado a muchas generaciones.

Sin duda alguna es una experiencia única que trae frescura a uno de los géneros más viejos dentro de la industria.

CALIFICACIÓN: 090/100

Imágenes: © StudioMDHR Entertainment, Microsoft

Más notas sobre Reseñas Videojuegos
Temas relacionados

Publicación por Marcus Heavyrain

Medico Nicolaita en preparación, Amante de la música & fanático del Rock, Steeler de corazón, Gamer veterano, Apasionado por los deportes y fan del buen anime.

20 artículos Mi sitio web

Sigue al pediente de nuevo material en

Suscríbete y te avisaremos cuando tengamos nuevos artículos interesantes para ti